El Origen: La impunidad es la que fomenta la violencia

Por: Gabriela Monroy Calva


 

La impunidad vuelve valientes a los cobardes y osados a los pusilánimes, y el día en que cobardes y pusilánimes alcanzan el poder sus sucias babas lo aniquilan todo
-Alberto Vázquez Figueroa.


México-Tenochtitlan a 24 de julio del 2017. Estamos viviendo la peor versión de la democracia. Los presidentes, representantes del poder legislativo y todo funcionario público que se elige a través de los votos son entronados en el poder por una mayoría ignorante y manipulable, por unos cínicos que quieren mantener a toda costa el estatus actual y por la compra de voto y perversión del sistema. Aunado a esto, muchos de los aspirantes y ocupantes de puestos presidenciales en América latina y no latina, son personas sin calidad moral, sin atributos intelectuales y que no tienen ni la menor intención de servir a su país.

Actualmente, el voto de alguien informado y formado vale igual que el voto de quien sólo sabe de televisión, vida de estrellas de televisión y comida chatarra o de aquellos que lo único que quieren, pretenden y persiguen es mantener sus “privilegios”, aunque en algunos casos, estos sean nimios.

A esta masa desinformada o perniciosa que tiene derecho a voto, pero que lo ejerce sin comprender la responsabilidad o el impacto social que tiene su acción, y a la poca o nula calidad de los políticos actuales y la corrupción del sistema de vigilancia y conteo de votos, se suma la mercadotecnia política.

A través del uso de técnicas de mercadeo, casas de investigación realizan estudios de mercado para averiguar las demandas sociales de los diversos segmentos poblacionales, revisan y prueban el efecto que tienen en la mente de los votantes las promesas de los partidos o candidatos y afinan lo que sea necesario para mover el voto de un sector o sectores previamente definidos como de “su interés” a favor de su cliente: el partido o el político en cuestión.

Y así los especialistas en imagen pública pulen los mensajes, el vestir y hablar de los candidatos, los colores que utiliza en sus comunicaciones; cuidan cada una de las palabras y gestos y presentan ante las multitudes hombres y mujeres que parecen ser exactamente lo que la sociedad demanda y necesita en ese preciso momento.

Sin embargo, recientemente observamos que los candidatos más cuidados y con más dinero invertido para alcanzar el poder, en corto tiempo desilusionan a quienes los encumbraron. Lo más preocupante es que observamos cómo en América, migramos de la legalidad a la ilegalidad y millones viven ya fuera de la ley, enfrentados frontalmente a los principios de la convivencia republicana.

La impunidad es la causa original y esencial de este problema que, si no se enfrenta ya, nos llevará directo al caos muy rápidamente. Los sociólogos alzan la voz y advierten que el tejido social que está roto es el de las comunidades, colectivos y núcleos poblacionales que temen, que ya no confían en la ley ni en sus representantes, que ya no son solidarios ni empáticos,  mientras que el crimen organizado en todas sus múltiples facetas: partidos políticos, traficantes de droga, armas, personas, defraudadores, servidores públicos de todo tamaño y color cuentan con un tejido social fuerte y sólido que los ampara, los protege y les da sustento ( Ver: http://revistareplicante.com/%C2%BFdescomposicion-del-tejido-social/ )

Alberto Adrianzén, peruano y político advierte que estamos ya en un momento de perder-perder: “Si algún dato relevante muestra la mayoría de encuestas en estos días es que todos los actores políticos, económicos e instituciones pierden mes a mes legitimidad y popularidad…Estamos entrando, en realidad ya estamos, a una coyuntura en la que el juego se llama pierde-pierde. Hay por lo tanto en marcha un proceso que apunta en el corto y mediano plazo a la aparición de “un vacío de poder”…(Ver: http://larepublica.pe/impresa/opinion/854820-el-vacio-de-poder-y-la-descomposicion-social)

La descomposición se comprueba en la mediocridad con que muchísimas personas ejercen su ciudadanía y en la voracidad e incompetencia de los gobiernos. Es un baile suicida el que estamos bailando y no conduce a ningún buen puerto.

En este sentido la tarea es grande y hay que emprenderla ya: sabemos que las mujeres son el grupo de personas con menor acceso a la educación y son con los niños, las más pobres. Hay que trabajar con las mujeres de AL ya. Son el grupo prioritario. Tiene que conocer sus derechos y empoderarse para con autoestima decidir sobre su vida y la vida en sociedad. Lo segundo: hay que divulgar y emprender una campaña de información-formación sobre el poder y la responsabilidad que conlleva ejercer la ciudadanía y abrir los ojos a los adultos para que comprendan que el voto es una forma más de construir democracia pero no la única. Tres, hay que tomar todos los medios de comunicación a nuestro alcance tradicionales y no tradicionales para exigir a los postulantes a cualquier puesto público que se dejen de consignas, que expliquen el cómo, detalladamente, van alcanzar sus objetivos planteados.

Asimismo, la sociedad civil debe de una vez por todas asumir su responsabilidad en la construcción del mundo y exigir, con apoyo de las mejores mentes, la transparencia y rendición de cuentas de todo aquel que ocupe un puesto político.

Por último, hay que trabajar con los millennials y con los más jóvenes para que aprehendan el hecho de que la recompensa de nuestros actos no es inmediata y que hay una virtud fundamental para cambiar –más allá de las palabras y deseos-, que se denomina perseverancia y que ser apolítico es entregar el poder, sin siquiera saber que se tiene.

Parece titánico, utópico lo que aquí se plantea, pero con metas cortas en lugar de sueños grandiosos sólo seguiremos dando vueltas en un círculo cada vez más estrecho.

Para comentarios, críticas y sugerencias escriban a: palabraenblanco2013@gmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/Palabraenblanco/

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*



*