El juez deberá no vincular a Duarte a un proceso por delitos del fuero federal.

Por: Lula Metzonalli


Viena, Austria a 20 de julio de 2017.  La Administración de Enrique Peña Nieto se pone a prueba y juega un papel decisivo en el proceso contra el ex gobernador de Veracruz. El PRI con su gobierno decadente está obligado a juzgar por corrupción a uno de sus miembros,  mientras parte de la opinión pública considera incapaz a la Procuraduría General de la República (PGR) de conseguir la condena del exmandatario del PRI acusado de lavado de dinero y delincuencia organizada.

“Hay que tener fe en la PGR, fe en el trabajo que van a realizar y esperar a que el proceso siga”, señaló el pasado miércoles Miguel Ángel Osorio Chong, el secretario de Gobernación. Con esta inusual prueba de fe no fue solicitada por Raúl Cervantes, el procurador general. Vino del encargado de la política interior mexicana en respuesta a un grupo de reporteros. “La PGR habrá de tomar todas las acciones y entregar cuentas a la sociedad”, agregó.

El ex gobernador de Veracruz llegó el lunes de Guatemala, donde fue capturado y esperó tres meses su extradición. Tras tocar tierra, fue trasladado al Reclusorio Norte. Allí lo esperaba su defensa, encabezada por Marco Antonio del Toro, uno de los penalistas más caros de México y quien se encarga de la defensa de la líder sindical caída en desgracia, Elba Esther Gordillo. También lo aguardaban los abogados de la Fiscalía que lo acusan de desviar recursos públicos para comprar propiedades a través de un grupo de testaferros.

“Los números no cuadran”, les dijo en un momento el juez Gerardo Moreno. El togado hizo ver a la Fiscalía las incongruencias y contradicciones entre la orden de aprehensión de hace algunos meses y las cifras expuestas en una vista que se extendió por más de cinco horas. La PGR solo pudo documentar un desvío de 38.5 millones de pesos de los 438 millones de la acusación original.

El juez Moreno recordó el lunes que la PGR ha cambiado tres veces de ministerios públicos y que los fiscales desconocían el expediente.

La PGR puede corregir el rumbo este sábado en la segunda audiencia. En ella, el juez deberá o no vincular a Duarte a un proceso por delitos del fuero federal. El caso del exgobernador se realiza a través del nuevo modelo acusatorio, que pretende dar más transparencia a los juicios. Un nutrido grupo de periodistas será nuevamente testigo de la vista del caso que ha despertado sed de justicia en el país.

El abogado penalista Ricardo Sánchez Reyes Retana coincide con la interpretación del Supremo mexicano. Sin embargo, considera que en el caso particular de Javier Duarte este debate está zanjado. “La judialización de los asuntos contra Duarte fue después de que dejó el cargo. Es decir, cuando entró en funciones Miguel Ángel Yunes. Aquí no hay problema por el tema del fuero. Eso ya es Historia”, considera el litigante, que lleva los casos de algunos excolaboradores de Duarte que también son buscados por la justicia.

La PGR de Enrique Peña Nieto tiene una nueva oportunidad de limpiar su reputación, maltrecha después de investigaciones bajo sospecha y cuestionadas, como la de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. El Gobierno tiene en sus manos al emblema de la corrupción política de este sexenio. La Fiscalía debe decidir el camino que toma. Simulación o búsqueda de justicia. Lamentablemente los habitantes de la Repùblica Mexicana, no creen màs en el gobierno corrupto e impune.

Fuente: El País
Foto: http://www.telemundo.com/noticias/

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*



*