El Origen: Dos Fridas y una realidad Parte 2

 

Por: Gabriela Monroy Calva


Saben del odio de las abuelas,

de las madres,

de los hijos de las madres.

Saben y sonríen

creyendo eterna su ventura.

-Fragmento del poemario Ciudad de Agua, Gabriela Monroy Calva-

 

México-Tenochtitlan a 21 de octubre del 2017. Estoy segura que la ventura de las televisoras al servicio del sistema mexicano no va a ser eterna. Su falta de contenidos de calidad, su cada vez más evidente trabajo en favor del status quo y el desconocimiento profundo de los perfiles de las audiencias, aunado a que sus ejecutivos son parte de una especie de “grupo de elegidos” que desconocen y desprecian al público mexicano, han pasado la factura. No hay mucha información disponible en la red sobre las tipologías que componen las audiencias de la televisión abierta en México, pero esto es sólo una parte de su táctica para tratar de ocultar el desplome de su penetración entre las clases alta y media del país…, y su baja aceptación entre los jóvenes en general. (Ver: https://www.elpipila.mx/2017/05/19/muestran-brutal-desplome-en-sus-ratings-televisa-y-tv-azteca/ )

 

En este contexto, la ficción montada sobre la inexistente Frida Sofía, la niña enterrada bajo los escombros de la escuela derrumbada, fue vista como una oportunidad de oro para atrapar al teleauditorio, subir sus ratings y de pasadita, cooperar con el gobierno desviando la atención sobre las realidades nada agradables que puso en evidencia el sismo del 19S… La verdad se supo porque un “traductor” que se encontraba en la escuela devastada con la delegación de rescate alemana escuchó sobre el montaje y habló al noticiario de Carmen Aristegui que yo estaba escuchando en vivo e informó de su descubrimiento. Cuidado, el escándalo tuvo un final de película del absurdo: La Marina Armada de México (SEMAR) pidió disculpas públicas a Televisa por haber creado “confusión” mediática…¡La Marina Armada de México, quien durante horas sostuvo la historia ficticia se disculpa con Televisa, empresa que comisionó a su reporterilla que no movió un dedo para verificar la historia, pero sí transmitió la falsedad sin ningún pudor  y la SEMAR no se disculpa con México, ni con las audiencias sino con Televisa! Si Televisa hinca a la SEMAR, ¿quién manda en este país? (Ver: http://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/nacional/2017-09-21/marina-se-disculpa-informacion-confusa-colegio-rebsamen/ )

Por su parte la televisora que no investigó los “dichos” incumpliendo con el código de ética más elemental del periodismo, sale a decir que ellos “creyendo” que era verdad, pues estuvieron horas y horas transmitiendo la historia de la criatura bajo los escombros por lo que se lavan las manos. ¿Lindo verdad?

Cuando el show se vino abajo, el reflector volteó a ver a Frida, la perra entrenada por la SEMAR para el rescate de personas. La segunda Frida, la de cuatro patas, sería el icono que la televisión y el gobierno necesitaban para manipular emociones…Esas emociones que llevan a muchos a considerarse “mejores personas” porque de manera casi mimética experimentan sentimientos y sensaciones “acotadas y dirigidas” a través de las historias de los personajes que el mercado les ofrece para su consumo, entretenimiento y enajenación. Todo en orden. La verdad es que la verdad no importa. La indignación por el engaño se apaga rápido y vertiginosamente la historia de la perra labrador supera a la otra y en la calle hay perros de peluche que retratan a la heroína de cuatro patas. Los muñecos se venden bien. Las audiencias se mueven de nuevo como una masa acrítica y las redes sociales, en las que se puede leer a una mayoría que tienden a responder a la información como ante un chisme sin consecuencias se calman y centran su voracidad en la historia de la perra Frida -esperando hambrientas – , una nueva anécdota que les dé tema de conversación para socializar unos días.

Televisa ya tiene experiencia en montar historias que “benefician” al gobierno y hasta los pretendidos delincuentes, sin importar las consecuencias. En el 2005, cuando ya dirigía a este grupo Azcárraga Jean y Bernardo Gómez Martínez ya era Vicepresidente Ejecutivo del grupo se montó una historia en la que se supone se “transmitía en vivo” la captura de una banda de secuestradores entre los que se encontraba un francesa llamada Florence Cassez, a quien después de darle una sentencia de 60 años de prisión se liberó y extraditó a su país cuando se pudo demostrar el montaje de Televisa. Los jueces que permitieron su liberación hicieron hincapié sobre la grave violación de los derechos humanos que sufrió la señora Cassez, pero nunca se manifestaron acerca de su culpabilidad o inocencia. (Ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Florence_Cassez )

Esta es otra de las producciones especiales de la televisora. Pero la verdad, ¿importa? Para tener criterio propio, memoria, capacidad de crítica e independencia mental y emocional, hay que entrenarse y entonces la verdad se vuelve importante.

 

 

 

Facebook  México Mejor: https://www.facebook.com/groups/1645045925740967/

Correo: palabraenblanco2013@gmail.com

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*



*