El Origen: Deconstruyendo la república

Por: Gabriela Monroy Calva


México-Tenochtitlan a 07 de septiembre del 2017. La corrupción y la impunidad deconstruyen la vida republicana. La “República” y la Constitución que rigen la vida social se desmoronan y pierden vigencia en toda América Latina porque los representantes del poder ejecutivo, judicial y legislativo han dejado de buscar el bien común y sólo privilegian sus intereses particulares para satisfacer su ambición desmedida de dinero y poder.

En años recientes se ha evidenciado la actuación de la empresa Odebrecht, multinacional brasileña inmersa en pago de coimas en todo el continente y el Caribe: “Los detalles de la compleja maquinaria corrupta salieron a la luz el 21 de diciembre pasado (2016). Ese día, el Departamento de Justicia y la Fiscalía de Estados Unidos publicaron la confesión en la que directivos de la empresa admiten haber pagado aproximadamente 788 millones de dólares en 11 países de América Latina y Mozambique.” (Ver: http://www.aida-americas.org/es/blog/tsunami-de-odebrecht-recuperar-el-interes-publico-o-solo-el-dinero?gclid=Cj0KCQjw3MPNBRDjARIsAOYU6x-QWtAUO6myj2EHFzpppHB5DuqZyMRF6VURDLQ_4bmMpmvH2PZqOOEaAiN5EALw_wcB)

Los ex directivos de Odebrecht admitieron que dieron sobornos a partidos políticos, candidatos, ministros y senadores, entre otros. Los funcionarios públicos de países como Argentina, Perú, México, Ecuador, Brasil, República Dominicana y Colombia arguyeron en su momento, que las obras contratadas o por contratar a Odebrecht eran esenciales para el desarrollo de sus países; aseveración hecha tras recibir a cambio muchísimo dinero sucio. Sin duda, con estas revelaciones del Departamento de Justicia y la Fiscalía de Estados Unidos, la actuación de los “servidores públicos” en favor del bien común de los países donde operó Odebrecht queda en tela de juicio, por decir lo menos. Brasil, Perú, Colombia y otros países de la región iniciaron investigaciones. En México, antes líder de América Latina, todo es silencio y opacidad.

Medios de comunicación mexicanos y uno brasileño señalaron hace menos de un mes que, Emilio Lozoya, personaje muy cercano al presidente Enrique Peña Nieto y exdirector de Pemex (Petróleos Mexicanos), es uno de los funcionarios que recibieron millones de dólares a cambio de otorgar contratos a Odebrecht. La reacción de la Procuraduría General de la República es tan indignante como la noticia misma, ya que esta institución decidió “no hablar del tema porque la información –dijo -, se encuentra clasificada”.

El 1ero de septiembre es tradición mexicana que el presidente de la república haga un informe a la nación donde expone el trabajo y “los logros” del último año. Enrique Peña y sus colaboradores, gastaron millones de dólares en propaganda y publicidad y, el informe, se enfocó en relatar éxitos sin fin en un país que no existe más que en su mente y en la de sus incondicionales.

Recientemente Peña, hablando por primera vez del oponente más fuerte en las encuestas, López Obrador, afirmó que respeta a ese señor pero no concuerda con su visión para el país, porque ésta es obsoleta. Palabras más, palabras menos. Hoy, 6 días después del informe triunfalista que presentó el presidente mexicano, se comunica que en agosto hemos experimentado la inflación más alta de los últimos 16 años. Por su parte, la Universidad Iberoamericana de la ciudad Puebla, institución educativa que dirigen los jesuitas y que goza de gran respeto en el país, reportó también en agosto que México es un país de pobres: 63% de la población es pobre, 27% es considerada clase media y 10 % de la población del país es rica. Por supuesto que estos datos contradicen y ponen en tela de juicio a los que comunica oficialmente el INEGI (Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática que pertenece al estado). Ante estos hechos (cifras), que son los que retratan la vida de los ciudadanos de a pie, no se aprecian los “logros” de las reformas estructurales y económicas que han llevado a cabo EPN y su equipo.

Pero el esfuerzo por deconstruir la república sigue: la prensa es silenciada a balazos y cada vez que matan a un periodista en este país, México, estamos más lejos de la verdad y la democracia. En mayo se reportó que en 2017 habían muerto 6 periodistas…, luego se sumó otro en Veracruz y hoy me acabo de enterar de la muerte de otro más. Van 47 comunicadores asesinados en 5 años y seguimos sumando.

Matan a los periodistas y la institución responsable de esclarecer los crímenes, la PGR mencionada antes por lo del caso de sobornos de Odebrecht, simplemente no funciona. La impunidad alcanza el 99.75 % según reporta el Senado. A todo lo anterior hay que sumarle la compra de votos, las elecciones fraudulentas, los 16 gobernadores (hay 32 estados) que están señalados o imputados por corrupción y lo que nos faltaba: la pretensión del desgobierno actual de imponer a un “Fiscal General de la Nación, a modo” cuya responsabilidad en el puesto contempla una duración de 9 años. Obedeciendo sus intereses personales, una vez más, el desgobierno propone como Fiscal General de la Nación a Raúl Cervantes, quien es el Procurador General de la República, y el qué ha colocado a México en el primer lugar de corrupción según la OCDE y en el segundo lugar los países con mayor impunidad, según el Índice Global de Impunidad (IGI) elaborado por la Universidad de las Américas Puebla y el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla (CCSI). Ante la reacción pública, sobre todo de periodistas e intelectuales, los impulsores de tal aberración están reculando.

En México la república está herida de muerte. El momento es hoy, no mañana. Ya no hay más abajo, ya no podemos caer y degradarnos más de lo que estamos. A diario se publica información que da indicios de que lo que vayamos a hacer, tiene que ser ahora. ( Les recomiendo leer la excelente investigación a fondo denominada “La Estada Maestra”. https://www.animalpolitico.com/estafa-maestra/)

 

 

 

Facebook: https://www.facebook.com/Palabraenblanco/

Correo: palabraenblanco2013

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*



*