El Origen: Democracia adormilada

El Origen: Democracia adormilada
Por: Gabriela Monroy Calva

 


México-Tenochtitlan a 22 de mayo del 2017.

A los muertos, desaparecidos y héroes anónimos que han luchado por la democracia en México.

Decía Winston Churchill que la democracia era el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre, con excepción de todos los demás…, siguiendo esta lógica, podemos dar un paso más y afirmar que la democracia mexicana es la peor versión de sí misma, debido sobre todo a la indolencia, sumisión, falta de cultura política, información de calidad e indiferencia de los mexicanos.

En México la mayoría de los habitantes no entienden que la democracia requiere de ciudadanos activos, conscientes de sus derechos y obligaciones, dispuestos a incidir y participar en el quehacer del gobierno de forma cotidiana y contundente.

La democracia mexicana está en pañales y pudriéndose. Las imperfecciones de la democracia son gigantescas en este país porque la participación ciudadana es ridícula y las exigencias, aisladas. Hoy se evidencia que en otros países hay más inconformidad con la muerte impune de los periodistas que ejercen en México, que aquí. Para mí, esto revela que muchos mexicanos no tienen claro que silenciar a la prensa permite y fomenta la violencia y corrupción en todas sus facetas y que ellos, sus hijos, su familia, no están a salvo si no toman una actitud proactiva, ¡ya!

La democracia en México se está ahogando por la falta de visión y acción de la ciudadanía y en el 2018 tendremos, nuevamente, votaciones para elegir Presidente de la República y renovar las cámaras de diputados y senadores, entre otros.

En este contexto de ignorancia, pasividad y pensamiento mágico trabajan los políticos profesionales en general y López Obrador en particular. (Ver *Andrés Manuel López Obrador )

Manuel Andrés López Obrador despierta pasiones. Es odiado, respetado, amado y hasta venerado pero no parece que le sea indiferente a nadie. Este político originario de Tabasco ha hecho política desde hace muchos años, para ser concretos desde 1976. Él estudió ciencias políticas y desde que se licenció a dedicado su vida profesional al ejercicio político y al servicio público. Primero militó en el PRI: Partido Revolucionario Institucional y luego abandonó sus filas para incorporarse al PRD: Partido de la Revolución Democrática y finalmente en 2014 fundó MORENA, el Movimiento de Regeneración Nacional.

En 2006 y 2012 López Obrador participó como candidato a la Presidencia de la república y aunque en México siempre varían las cifras podemos decir que en 2006 votó un 58.55% de la población y que Calderón, a quien se le atribuyó la victoria obtuvo el 35.6% de los votos mientras que López Obrador obtuvo el 35.59% de la preferencia electoral. Acusaciones de fraude se elevaron desde muchas trincheras y movilizaciones sucedieron el ascenso de Calderón. En 2012, López Obrador vuelve a la carga y obtiene el 31.59 % de los votos, mientras que Peña Nieto gana con el 38:21 %. Nuevamente hay sospechas y acusaciones de fraude electoral.

Hoy López Obrador va encabezando las encuestas y se perfila como el favorito para ganar las elecciones de 2018 y ya han intensificado la guerra mediática en su contra. Hace poco dio una entrevista su hermano, que obviamente no coincide ni apoya a Manuel Andrés: “ él no es un dios para tener la verdad absoluta –dice el hermano -, de qué vive  desde que se dedica a la política (sic)”. En la entrevista lo llama tirano, mesías, etcétera que son los sustantivos más comunes con los que se le descalifica desde el poder y desde la derecha.

Pero lo verdaderamente importante para mí, como ácrata que soy, es pensar en el futuro inmediato: ¿Qué pasa si López Obrador asume la presidencia de la república mexicana? Es muy preocupante que cualquiera gobierne un país en la situación putrefacta en la que se encuentra México y en donde los ciudadanos esperan que desde el gobierno se resuelvan todos y cada uno de los problemas de la nación. Sabemos que entre mayores son las expectativas, la desilusión y la sensación de derrota es más poderosa. En este momento las expectativas están fuera de control entre los partidarios de Morena o los simpatizantes de AMLO: hace más de 11 años que él se propone como la esperanza de México y si gana sus votantes están convencidos que van a ver y sentir mejoras desde el día uno; han esperado demasiado para que su vida y la de sus comunidades y la del país mismo, mejore.

López Obrador propone un plan de acción y se autoerige como el único partido con autoridad moral (Ver *morena) . Entre otras cuestiones, AMLO aborda interesantes temas en su Proyecto Alternativo de Nación: habla de la importancia de que el poder y la autoridad no la ejerzan unos cuantos en favor de unos pocos ( poquísimo diría yo); puntualiza que tener dinero no convierte a alguien en malo de forma ineludible e inmediata como lo pregonan las películas de Pedro Infante. AMLO propone echar atrás las reformas “estructurales” energéticas, laborales y educativas que ha realizado el gobierno de Peña y promete establecer una auténtica democracia.

Este último punto, el de establecer una auténtica democracia es el que más despierta mi interés porque considero que es a partir de que los diferentes intereses ciudadanos puedan expresarse, hacerse oír y llevarse a cabo como México entrará en una ruta distinta a la que mantiene desde su fundación como país independiente. Y aunque no sé quien resulte vencedor el año que entra, la democracia adormilada de México, necesita despertar.

Para comentarios, críticas y sugerencias escriban a: palabraenblanco2013@gmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/RevolutionaryLog/

 

 

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*



*