Inicio de Donald J. Trump como Presidente de Estados Unidos

Republican presidential candidate Donald Trump speaks to supporters as he takes the stage for a campaign event in Dallas, Monday, Sept. 14, 2015. (AP Photo/LM Otero)

De: -Hugo Ortega López-

La toma de posesión de Donald J. Trump dejó mucho que ver de la baja popularidad con la que toma el cargo, ya que la asistencia al magno evento fue mínima, en comparación a la última ocación con Barak Obama, en su discurso insistió en las políticas anti-migrantes, mientras en varios estados de la unión americana se manifestaban en contra y en algunos menos hubo actos vandálicos de repudio al acto inaugural protocolario.

En el desfile programado para la llegada a la Casa Blanca, igualmente se encontró con diferentes manifestaciones, unas de apoyo y otras en rechazo, a la llegada a la residencia oficial, como acostumbran los magnates, la primera dama entregó un obsequio a Michel Obama, que obviamente por su expresión no fue de su agrado, no por el contenido, sino por ser un artículo de lujo, cuando los Obama siempre mostraron sencillez en su actuar.

En la presentación de su gabinete, que debe avalar el Senado, ya existe una controversia política y legal en contra de la propuesta de Donald Trump para Secretario de Salud Tom Price, por posible conflicto de intereses, por haber comprado acciones de una empresa de equipos médicos y días después presentó una iniciativa para favorecerla.

Los primeros actos del Presidente de Estados Unidos de América fue dar instrucciones de cancelar todas las visas en trámite de mexicanos y eliminó de la página oficial de la Casa Blanca la traducción al español, a esto se suma que no hay en el gabinete ningún hispano, en clara evidencia de su rechazo a los latinoamericanos y principalmente contra los mexicanos.

Le siguió la manifestación masiva de mujeres por el respeto y la dignidad, en todo el país, misma que aglutinó a artistas y celebridades del mundo del espectáculo, en repudio a su presidencia y las declaraciones hechas en campaña.

Recordemos que en su primer discurso declaró que no solo había traslado de poderes de una administración a otra, sino que se le quitaría el poder a Washington y se le regresara al pueblo, mientras éste se manifiesta en contra de Donald Trump y en claro desprecio a las instituciones representadas en la capital del país.

Pero las manifestaciones no solo se dieron en EUA, sino que se mostraron en varios países del mundo, desde Europa, Asia y el continente americano, debido a su falta de oficio político y sus declaraciones nacionalistas.

Antes de tomar protesta, el Presidente de EUA ya había logrado que algunas marcas de la industria automotriz cesaran sus intensiones de invertir en nuevas plantas en México, por las amenazas informales por la red social TWITER de aumentar sus aranceles hasta por 35%, simplemente se resignaron a someterse ante Donald Trump; otras en cambio, como las chinas y alemanas respondieron con puntual determinación de no cambiar sus planes de expansión en inversiones en México y no se someterían a sus planes internacionales por una decisión personal.

En México se logró la firma del un acuerdo que celebraron los gobernadores del norte del país por medio de la Alianza Política de la Frontera Norte, en la que se firmaron los siguientes puntos de acuerdo.

  • Creación de la Alianza política de los gobernadores de la frontera norte
  • Demandar acciones inmediatas contra deportación masiva de Donald Trump.
  • Rechazo a presiones y acciones directas contra inversionistas que apuestan por México
  • Fortalecer y profundizar lazos y relaciones con aliados nacionales e internacionales para defender el libre comercio.
  • Solicitar al Gobierno Federal la no reducción de los Fondos de Seguridad y el incremento al Fondo de Apoyo al Migrante.
  • Demandan creación de un “fondo de fronteridad”.
  • Solidaridad con Baja California y Sonora, para atención integral a extranjeros intercontinentales.
  • En migración, pasar de enfoque de seguridad nacional hacia enfoque de seguridad humana.
  • Promover activamente encuentros con gobernadores homólogos de la frontera sur de Estados Unidos de América.

Mientras tanto en las redes sociales ya existe síntoma de unión entre los mexicanos y signos de apoyo al migrante, pero sobre todo al consumo de productos mexicanos y no por el rechazo a las políticas de EUA en contra de la nación, sino para incrementar el consumo interno y favorecer a la economía familiar.

El Ejecutivo Federal no ha declarado a sus gobernados los planes de la Presidencia de México para enfrentar una inminente crisis con el país del norte, tan solo se sabe que el primer mandatario felicitó a Donald Trump por su toma de protesta y acordaron realizar una reunión para tratar los asuntos bilaterales de ambas naciones.

Fotografía: LM Otero

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*



*